Noticias Selmaq

La harina de cucarachas, la solución a las proteínas

La harina de cucarachas, la solución a las proteínas

Tan sólo por leer harina de cucarachas nos puede causar rechazo, pero si pensamos en todos los beneficios incluídos en ella, se podrían dejar los prejuicios de lado por un rato.

Un par de estudiantes de ingeniería, Andressa Lucas y Lauren Menegon pertenecientes a la universidad Federal de Río Grande, Brasil. En el intento de solucionar el problema de la escasez de proteína animal y la falta de alimentos, se animaron a cocinar un pan a base de harina de cucarachas.

Las investigadoras afirman que el pan hecho con harina de cucarachas no presenta diferencias cruciales de acuerdo a gusto y apariencia si lo comparamos con un pan hecho con harina de trigo común. Aún así, únicamente los consumidores de paladar más fino podrán llegar a notar un ligero gustito a maní.

La harina de cucarachas, posee más proteínas que la harina de trigo común y aún más proteínas que las carnes rojas. Un 40% mayor es su porcentaje en proteínas. Además posee ocho aminoácidos esenciales tiene también omega-3 y omega-9 que son ácidos grasos de calidad que ofrecen calidad nutritiva.

La harina de cucarachas destaca su lado positivo en torno a las proteínas, nutrientes y aminoácidos que contiene. Pero no es el único beneficio. El tiempo y gasto es muchísimo menor comparado con el tiempo y gasto que lleva producir otro alimento como ser carne vacuna, con un porcentaje mucho menor de las mismas propiedades. Alimentar insectos es mucho más rápido y sencillo y requiere mucho menos tiempo que una vaca, por ejemplo para crecer.

Además, el agua que se utiliza para los animales grandes obviamente es muchísimo mayor que el que se necesita para mantener vivas y bien alimentadas a las cucarachas. Se necesitan de tierra aproximadamente 250 metros para poder producir un kilo de carne vacuna, pero para obtener la misma cantidad de cucarachas se necesitan sólo 30 m2 de tierra.

Estos antipáticos insectos que encontramos en las calles o que desafortunadamente se han metido en nuestra casa, no son los que se usan para generar la harina de cucaracha. Se utiliza una especie de cucaracha particular: la cucaracha langosta que se origina en el norte de África cuyo nombre científico es Nauphoeta Cinerea.

Se producen teniendo en cuenta los requerimientos higiénicos de la agencia de vigilancia de salud brasileña. Libre de cualquier tipo de insecticida doméstico, las cucarachas utilizadas para realizar dicha harina, son originadas en un criadero especializado, se mantienen en cautiverio y se alimentan únicamente de frutas y verduras hasta que son deshidratadas, luego se muelen para poder generar la harina de cucarachas.

El producto final es una harina lista para ser utilizada como un ingrediente más en la producción de alimentos para hornear.

A pesar de ostentar tantos beneficios, las investigadoras también notan que aún las personas no se sienten lo suficientemente cómodas como para incorporar un paquete de harina de cucarachas a su alacena. Por ahora sólo queda esperar que la percepción social cambie y que la gente se abra un poco más a nuevas ideas.